2021, el año más violento desde 2014

2021, el año más violento desde 2014

2021, el año más violento desde 2014

Se va el año 2021 y no podemos silenciar la dura realidad de violencia y los ataques sin freno que vivimos como gremio forestal. Una guerra que se ha declarado públicamente, que involucra disparos, agresiones físicas y sicológicas hacia nuestros asociados, sus trabajadores, sus familias y el entorno en el que se desarrolla el trabajo forestal.

Este año que se va, ha sido el más violento desde el inicio de los ataques a faenas forestales, así lo demuestran los siguientes gráficos con datos recopilados por nuestro gremio:

2014

2015

2016

2017

2018

2019

2020

2021

5

14

46

14

39

39

80

84

 

Número de atentados 2021

84 (26 % del total de atentados desde 2014)

Porcentaje de atentados por regiones

33 % Bio Bío

57 % La Araucanía

7 %   Los Ríos

4 %   Los Lagos

Número comunas afectadas 

34

Comunas con más de 5 atentados en el año           

 

 

 

Carahue 10

Lumaco  10

Cañete     6

Collipulli  5

Contulmo 5

Equipos destruidos:               

·      Camiones forestales              

·      Equipos forestales

308

32 %

 

68 %

Valorización de las pérdidas  

$ 37.000.000.000

Empresas contratistas afectadas

86

Contratistas afectados por mes

7,2

Trabajadores comprometidos

9.000

Las cifras son elocuentes y marcan a 2021 como un año hito en esta interminable violencia y agresión hacia los contratistas forestales, que busca sabotear una industria sostenible y eliminarla de zonas donde es fundamental para el desarrollo de las personas que ahí viven. Los contratistas forestales y sus trabajadores han resistido de manera estoica y heroica, demostrando una gran resiliencia. Nos hemos levantado y nos seguiremos levantando de cada uno de los atentados, una y otra vez.

Este año también, por lo menos 30 trabajadores forestales han sido heridos con armamento de alto calibre y perdigones, entre ellos Ceferino González que estuvo grave debido a un ataque adjudicado por la Coordinadora Arauco Malleco en Carahue en julio; en octubre un trabajador fue herido en Contulmo en otro ataque de la organización Resistencia Lafkenche; tres personas fueron heridas en septiembre en un campamento forestal en Trovolhue y ocho trabajadores fueron heridos en Curanilahue en noviembre, donde uno de ellos, lamentablemente, perdió su globo ocular. 

La impunidad ante estos hechos y las cifras de ataques que van en aumento, evidencian que el Estado no ha hecho su trabajo y de manera sistemática y permanente se han conculcado nuestros derechos consagrados en la Constitución Política que, buena o mala, es la que hoy nos ampara.

Esperamos que, en este nuevo año, el Estado de Excepción en algunas provincias del Biobío y La Araucanía dé un nuevo paso, se capturen y se procesen los líderes de las organizaciones criminales en estas zonas, que el Ministerio Público de una vez por todas haga su trabajo y que el Poder Legislativo dé las señales que se necesitan para encontrar la paz y la tranquilidad que la mayoría de los habitantes demandan. 

Related Posts:

0 comentarios

    There are no comments yet.

Enviar comentarios