Reportajes

Finning Rectangulo

Red de Prevención Comunitaria ha sido clave para reducir efectos negativos de los incendios

Red de Prevención Comunitaria ha sido clave para reducir efectos negativos de los incendios

Actualmente existen 366 comités presentes en 6 regiones del país. Trabajo conjunto entre vecinos, empresas e instituciones ha sido clave, sobre todo en zonas rurales, para evitar siniestros. 

El año 2017 fue catastrófico. Miles de hectáreas fueron arrasadas por el fuego, a tal punto que localidades, como Santa Olga, ubicada en la comuna de Constitución, en la Región del Maule, fue arrasada por el fuego, destruyendo 1.000 viviendas en apenas cuatro horas.
Ese escenario, aparte de destruir propiedades, sueños y quitar la vida a chilenos, dejó lecciones, donde el concepto prevención tomó fuerza y se generó todo un cuestionamiento sobre este tema.

Es así que con el apoyo de algunas empresas forestales nació la Red de Prevención Comunitaria, que hoy está presente desde la Región de O´Higgins hasta la de Los Ríos.

Paola Méndez, coordinadora de un equipo de gestores de la Red de Prevención Comunitaria, recordó tras los mega incendios se implementó esta iniciativa con el levantamiento de sectores que tenían vulnerabilidades de distinto tipo, en función de su ubicación con respecto a otros de más ocurrencia de incendios.

Agregó que estas localidades tenían como diferentes criterios de selección, y se partió en esa época con 200 comités y ahora son 366. “Hay un sistema bien robusto de registro del trabajo que se hace en terreno. Tenemos un ciclo laboral que tiene hitos bien importantes. Cuando llegamos a un lugar nos contactamos con las juntas de vecinos, con los equipos municipales o con el encargado de emergencia, porque, en general, las corporaciones edilicias tienen claridad sobre cuáles son sus zonas más vulnerables”, remarcó.

Una vez que se decide por una, se hace una convocatoria abierta a los distintos actores. El acercamiento inicial es con las juntas de vecinos, pero en caso de que no existan o no tengan mucho accionar, se conforma un comité de prevención, que la integran distintos estamentos. “A veces, incluso, trabajamos con clubes deportivos. Tenemos una visión territorial, pero hay distintas organizaciones que se convocan y delimitan su espacio”, explicó.
Para tener claro el panorama del territorio, elaboran una cartografía, porque la idea es ver hasta dónde va a llegar el rango de acción del comité. Entonces, ahí se parte con la labor con una pequeña inducción sobre lo que son los riesgos, los incendios, como se propagan, junto a una charla preventiva.

Acciones
“En estos 6 años de trabajo hay cambios, en que diferenciamos las acciones. Una de ellas, que se aplicó el primer año, fue física con el fin de eliminar el riesgo, como la construcción de corta fuego o limpieza de patios. A modo de ejemplo, si detectamos que los árboles estaban tocando el cable eléctrico de media tensión, contactamos a la empresa eléctrica, que es la que realiza la poda. Nosotros ponemos un plazo razonable para ello”, contó.
Eso sí, reconoció que pasar de una cultura reactiva a una preventiva no fue sencillo. Por ende, hubo una gradualidad, con planes que contenían acciones preventivas. Aparte, tenían un componente de educación para la prevención y hoy las empresas eléctricas, sanitarias y forestales se anticipan, porque saben en qué momento hacen el levantamiento de riesgo. Al respecto envían un reporte y luego realizan el seguimiento, algo que se aplica todo el año.

Aun así, Paola Méndez cree que todavía falta en prevención y, por lo mismo, todos los años hacen puerta a puerta para entregar material gráfico con acento en ciertos puntos. Aparte, el trabajo es bien específico en cada localidad, porque cada una tiene causas de incendio distintas. 
“Como esta tarea la hacemos constantemente, ha tenido resultados positivos, lo que se refleja en que los vecinos, apenas ven algo fuera de lo normal, dan aviso, porque cualquier acción que tú hagas de manera negligente puede terminar en un incendio. Entonces, todos los habitantes están súper alertas y alertan de manera oportuna”, manifestó.

Análisis positivo 
Dentro del comité cuentan con un análisis sobre los incendios que ocurren en su área de acción. Es así que desde que nació la red hasta la tercera semana de marzo, llevaban un total de 794 incendios, de los cuales, las causas intencionales eran el 60%. Pero al comparar, con la temporada anterior, el 35% de los comités disminuyeron su número de siniestros. Y un dato no menor es que 120 comités no tuvieron emergencias.
Lo interesante es que con el pasar de los años la tarea de la red se ha dado a conocer y muchas veces son los municipios, las juntas de vecinos o algún dirigente los que buscan generar esta instancia.

Sin tags
Arauco R

Related Posts:

0 comentarios

    There are no comments yet.

Enviar comentarios