Entrevistas

Finning Rectangulo

Sergio González Aedo, el ingeniero forestal que se ha transformado en empresario multifacético

Sergio González Aedo, el ingeniero forestal que se ha transformado en empresario multifacético

Muchos creen que los empresarios, sean grandes, medianos o pequeños, prácticamente nacieron con todo hecho, pero detrás de los logros hay mucho esfuerzo, donde el partir de cero es casi la premisa de varios. Tal es el caso del ingeniero forestal Sergio González Aedo, quien actualmente vive en las cercanías de San Pablo, una localidad situada entre La Unión y Osorno, en la Región de Los Lagos

Como buen forestal partió haciendo estudios e inventarios en terreno, especialmente sobre madera. A partir de ahí, se abrieron las puertas y comenzó a hacer pequeños trabajos, como cercos y plantaciones. De a poco se fue abriendo camino en este rubro y gracias al apoyo bancario, algo que agradece, se pudo comprar un skidder forestal, con la cual comenzó a hacer servicios y arriendos en el 2005.

Fue así como nació su empresa, Sergo EIRL, que hoy cuenta con varias ramas en el ámbito forestal y de obras civiles. “Obviamente, nuestra fortaleza son los bosques, ya sea en la recolección o en los servicios forestales. Pero también compro y vendo bosques, los cosechamos y trasportamos, finalizando nuestra participación con aserradero portátil” ofreciendo madera dimensionada en bruto, comentó.

-En el sector forestal hay muchos apasionados por los bosques, especialmente en aquellos que brindan servicios. Pero ¿es complejo trabajar en este rubro?

-En general, toda la industria forestal se ha visto afectada tras la epidemia. A mucha gente hoy le falta liquidez, porque durante la etapa más álgida del covid vivimos un auge en la actividad forestal, y creo que en general en toda la industria, especialmente en el sector de la construcción, cuando la demanda de madera fue grande, pero hoy el problema es el famoso conflicto mapuche, que, por los incendios y los ataques, ya no podemos trabajar en paz.

  • ¿Eso lo han vivido en carne propia, con la llegada de los ataques a esa zona?

-Al menos mi zona de acción, que son las regiones de Los Ríos y Los Lagos, es muy difícil. El hecho de que los atentados ocurridos en la Región de La Araucanía, que está con estado de excepción, se estén trasladando a Osorno, complejiza el negocio. Las empresas hoy enfrentan dificultades financieras, porque en general la recuperación de capital es muy lenta para todas, sobre todo para aquellas que compran y venden madera. También está el tema de la seguridad de las personas que trabajan con nosotros y para nuestros equipos. Tenemos máquinas que cumplen con los estándares mineros, pero con costos forestales, porque es muy distinto vender madera que mineral. Al menos hasta ahora, gracias a Dios, no he sufrido ningún ataque, pero, hay otros colegas que se han visto gravemente afectados, con dos, tres o cuatro equipos incendiados, gente amenazada y sin trabajo. Así que la verdad es que no sé qué esperamos hoy del Estado, tomando en cuenta que damos mucho empleo.

  • ¿Cuántas personas trabajan con usted, considerando que ha logrado alianzas importantes con otras empresas?

-Mi empresa cuenta con una media de treinta personas, incluido todo el equipo forestal, obras civiles y movimiento de tierra. Y para mí la verdad es que, desde el principio aposté todo al sector forestal, pero tuve la posibilidad de incorporarme a una empresa extranjera que gestiona operaciones forestales y en temas de alcance eléctrico, canales y tuberías, que era necesario para obras de construcción civil. Comenzamos con esto y, al mismo tiempo, empezamos a realizar pruebas de dispositivos que realizan diversas funciones a una compañía eléctrica, que produce centrales de pasada. Con ellos, desde 2012 venimos trabajando para apoyar, no sólo en obra forestal, sino también faenas civiles, con camiones autocargables, camiones tolva excavadoras, retroexcavadora.

-Eso, queda claro, le ha permitido diversificar su campo de acción.

-Así es, porque de lo contrario, simplemente trabajar en los bosques hubiera sido más complicado. Como suele decirse, hemos puesto los huevos en diferentes canastas, lo que nos ha ayudado a innovar en determinadas situaciones, además de brindarnos también la oportunidad de generar nuevos ingresos. Ahora, tengo un proyecto en el que trabajamos con una empresa que ve el tema de movimiento de tierra. Hoy estamos en Copiapó, a través Multiservicio Vito, que también forma parte de mi grupo de empresas.

-En el área energética, ¿qué tipo de faenas han apoyado o han prestado servicios en el norte del país?

-Estamos apoyando a un parque fotovoltaico con equipamiento. Incluso los skidder forestales son ideales para pendientes altas existentes en la zona y respaldamos, por ejemplo, operaciones de transporte de materiales y equipos en ascensos, porque nuestras capacidades están muy bien diseñadas para ese tipo de terrenos gracias a la rapidez que tienen frente a una retroexcavadora o bulldozer y, además, más económico en costo, que se traduce en ahorro de combustible. Acá hay un poco de innovación al aportar con nuevas ideas a estos sectores y poder demostrar que el diseño de equipos forestales no sólo sirve para extraer madera del bosque, sino que también podemos contribuir a la producción de energía, ya sea mediante plantas de pasada, como las hidroeléctricas, o por una planta de energía fotovoltaica, en este caso en el norte de nuestro país.

-Con toda esta experiencia y apuestas que ha hecho desde el mundo forestal al sector energético y minero, la sugerencia o consejo que daría a sus pares es que ¿busquen otras alternativas?

-Es muy importante saber que nuestro sector tiene un poco de pasión a veces, porque la gran mayoría ve a los ingenieros como al típico que se muestra en televisión, que de arriba a abajo anda impecable y los zapatitos bien limpios, pero nosotros trabajamos en un rubro que es apasionante. Nos mojamos y nos embarramos, pero, además, como trabajador forestal, tuve que aprender diferentes campos. Mi formación viene de la secundaria porque era técnico eléctrico, entonces eso me permitió aprender un poquito de electromecánica y aplico el tema de electricidad en mis sugerencias a mis mecánicos y procesadores de madera. Siempre estamos interesados en lo que está pasando y no nos centramos sólo en cómo trabaja el equipo en el sector forestal, sino que como las máquinas hoy son más fácil de trasladar, ayuda a desempeñarnos en varios rubros.

-Aparte, como buen forestal, está ligado a la madera. ¿Cuál es su visión respecto al uso de este material, sobre todo con esta idea de fomentar la construcción con madera?

-Ojalá todos construyamos con madera porque, el mundo del hierro y el cemento se ha robado mucha atención por el tema de la durabilidad, pero cuando hablamos de cuestiones sísmicas, de aislamiento o de conceptos importantes, la madera juega un papel diferente e importante.

La historia de Sergio González Aedo es un testimonio de tenacidad y adaptabilidad. Ha sabido navegar un camino empresarial que comenzó de casi cero a hoy estar en otras partes del país. Sin duda es un ejemplo dentro mundo forestal.

Sin tags
Arauco R

Related Posts:

0 comentarios

    There are no comments yet.

Enviar comentarios