Entrevistas

Finning Rectangulo

Desaparición de bosques en Chile: un breve viaje a través del tiempo

Desaparición de bosques en Chile: un breve viaje a través del tiempo

Los bosques de Chile han sufrido una transformación drástica a lo largo de más de cinco siglos, incluso antes de la llegada de Pedro de Valdivia en 1541 y hoy en algunos lugares continúa este proceso de alteración, según la visión de Roberto Ipinza ingeniero forestal de la Universidad de Chile, investigador del Instituto Forestal y presidente del Colegio de Ingenieros

Forestal de la Región de los Ríos. Indicó que la actividad humana, marcada por la subsistencia, incendios forestales, guerras y desarrollo económico, ha sido el principal motor de este cambio. La ingeniería forestal ha jugado a partir de los años 50, un papel crucial en la toma de decisiones para proteger y recuperar estos ecosistemas vitales. Sin embargo, una reciente visita a la Isla de Chiloé y la Isla de Pascua revela una realidad alarmante: los paisajes de antaño, ricos en biodiversidad, han dado paso a praderas y terrenos agrícolas.

“Las generaciones humanas olvidan el estado original de su entorno a medida que los cambios en el paisaje son graduales o progresivos, este fenómeno, es conocido como ‘Amnesia del Paisaje’. La historia de Chile, relatada por cronistas, naturalistas, científicos, viajeros, poetas, escritores es un testimonio de cómo la explotación de los bosques deja al suelo desnudo y desprotegido de las intensas lluvias, que origina el cáncer de la erosión. El considerar a los bosques una cantera de recursos naturales e inagotables, puede llevar a la pérdida irreversible de valiosos ecosistemas”, indicó el también doctor ingeniero de Montes de la Universidad

Politécnica de Madrid, España. Sostuvo que la historia de los bosques chilenos y los suelos donde habitaban es una crónica de cambio y olvido. Desde la época precolombina, dijo, donde los indígenas a través del fuego despejaban terrenos para la agricultura, hasta la llegada de los conquistadores españoles, que vieron en la madera y su energía un recurso vital, la intervención humana ha sido constante.

“Las guerras araucanas, la minería y la agricultura intensiva han contribuido a la devastación del recurso forestal y el suelo. La legislación, como la Ordenanza Colonial del ‘Denuncio de Bosques’ y el auge efímero del mercado de los cereales de EE.UU, Australia e Inglaterra, ha favorecido históricamente el desmonte y la perdida de suelo”, comentó.

Sumó que en 1900, se señalaba que la explotación agrícola habia provocado una sustitución de bosques a terrenos agrícola de más de 6 millones de hectareas, muchos de ellos abandonados mostraban en décadas despues la erosión, huella de un desastre ecológico sin precedente en la historia humana y que ha sido denunciado por el poeta Pablo Neruda en la “Oda a la erosión en la provincia de Malleco” y en el libro la “Sobrevivencia de Chile” de Rafael Elizalde McClure. La industrialización y el crecimiento económico del siglo XIX y XX, con el auge de la minería del cobre y la plata, y la expansión del ferrocarril, aceleraron la destrucción de los bosques, a pesar del esfuerzo científico y de transferencia tecnológica de personajes notables como Federico Albert y Ernesto Maldonado, y los esfuerzos legislativos, como la Ley de Bosques de 1931.

Protección de suelos “La ingeniería forestal ha tenido un papel destacado en la formación de profesionales idóneo. La Universidad de Chile y la Universidad Austral de Chile entre otras, desde principios de los años 50, formaron profesionales dedicados a la protección de los suelos y la recuperación de los bosques. Sin embargo, la visita a la Isla de Chiloé cuarenta años después de una práctica estival revela una realidad desoladora: los árboles han desaparecido, reemplazados por cultivos, por praderas para la ganadería. Este cambio radical en el paisaje es un ejemplo palpable de la "Amnesia del Paisaje" que Jared Diamond describe”, apreció.

Sumó que la Isla de Pascua es otro caso emblemático. Conocida hoy por sus praderas erosionadas, en el pasado albergaba más de 20 millones de palmeras y una rica vegetación. La pérdida de esta biodiversidad es un drama compartido por muchas islas del Pacífico Sur y América Central, y Chile continental no ha sido la excepción.

“La historia de los bosques chilenos es un llamado a la reflexión sobre cómo las decisiones humanas pueden alterar profundamente el medio ambiente. Es un recordatorio de la importancia de la conservación y la gestión sostenible de los recursos naturales. La ingeniería forestal, junto con una legislación y políticas públicas de fomento y de industrialización adecuadas, son fundamentales para detener y revertir los daños y proteger los paisajes para las futuras generaciones”, subrayó.

Es asi, como despues de casi 5 siglos de devastación, en el segundo gobierno de Carlos Ibáñez del Campo (1952-1958), en específico en 1956, se logra cristalizar la idea que la solucion a la tragedia de los bosques chilenos y sus suelos se detiene y revierte a través de la industrialización del sector forestal. Por un encargo de Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), la Comisión Económica de América Latina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emite un informe titulado “Chile: Futuro Exportador de Papel y de Celulosa.”. Desde ese momento todos los gobiernos, sin excepción, hasta fines del 2010, siguieron la ruta estratégica de potenciar la industria forestal para convertir al sector forestal en una oportunidad de desarrollo para el país, cerró el profesional.

Sin tags
Komatsu

Related Posts:

0 comentarios

    There are no comments yet.

Enviar comentarios